lunes, 25 de septiembre de 2017
La Espiritualidad Juvenil Salesiana

La Espiritualidad Juvenil Salesiana (EJS) es el elemento central de referencia del Movimiento Juvenil Salesiano. Desde ahí cobra sentido todo lo demás (estructuras, actividades, grupos, proyectos...). Porque no son la estructura ni las actividades lo que nos da cuerpo como Movimiento, sino la vivencia de la Espiritualidad Juvenil Salesiana.

Pero, ¿qué es la Espiritualidad Juvenil Salesiana? La Espiritualidad Juvenil Salesiana es una propuesta de santidad juvenil desde la espiritualidad de lo cotidiano. Es nuestra manera de vivir la vida de cada día inmersos en Dios. Esta Espiritualidad es la misma en todos los grupos, actividades, ambientes, realidades y tareas, por diversos que sean. Este elemento que nos une lo asumimos progresivamente, mediante un proceso educativo — evangelizador y presentamos explícitamente nuestra espiritualidad y nuestra vivencia de la Fe. Los animadores y educadores son quienes transmiten esta espiritualidad vivida con coherencia; por esto cuidamos especialmente la profundidad de esta experiencia en ellos, con un buen acompañamiento personal y adecuados procesos formativos.

Y, ¿cuáles son las características de la Espiritualidad Juvenil Salesiana? La EJS conjuga dos ejes centrales: la interioridad y la proyección social. Esta conjunción pone el acento en diversos elementos, tales como:

  • Alegría, como la expresión externa de la felicidad que experimentamos, al sentirnos a bien con Dios, con los demás y con nosotros mismos.
  • Amistad, como entrega de la propia persona y acogida incondicional del otro.
  • Vida de cada día, valorada como el lugar más adecuado que Dios nos ofrece para crecer y realizarnos como personas.
  • Jesucristo Resucitado, compañero de camino y modelo de referencia, con el que estamos llamados a establecer una relación profunda a través de la Palabra, la oración y los sacramentos, especialmente la Reconciliación y la Eucaristía.
  • Iglesia-Comunidad de todos los que viven según el estilo de Jesús y la hacen realidad, siendo miembros activos y responsables.
  • María Auxiliadora, la mujer llena de vida, primera creyente, que colabora con Cristo en la obra de la salvación, nos anima y auxilia como madre y maestra.
  • Compromiso, como responsabilidad en asumir la propia tarea de colaborar en la construcción de una sociedad más humana y más justa, a la luz de los valores del Evangelio, con predilección por los jóvenes más pobres. La Espiritualidad Juvenil Salesiana se presenta con un talante educativo, basado en el Sistema Preventivo de Don Bosco.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.0